Parece indicar que la insignia data de los años del Padre William Morris, primer director del colegio. Pareciera, que al incluir el águila calva americana en la parte superior. Otorga al colegio ese distintivo de grandeza y libertad que representa el águila para los ciudadanos americanos.

La primera insignia que aparece en la historia del colegio era de tela de pana, color blanco, y la SA en negro. Se llevaba abrochada en la manga. En todas las imágenes que se encuentran en los archivos, los primeros hermanos religiosos marianistas que llegaron al Perú, primero a fundar el colegio Santa María, y luego a nuestro colegio San Antonio, vestían  de negro, de ahí los colores blanco y negro representativos de varios elementos del colegio.

Una cruz en cuyo travesaño vertical está insertada, abajo, la inicial de María. Una M en forma circular, esférica, un tanto ovalada. Una M  que, por su curvatura recuerda el globo terráqueo, el universo entero: "Nuestra obra es grande, es magnífica. Si es universal, es porque  somos los misioneros de María, que nos ha dicho: Haced todo lo que El os diga. Sí, todos somos misioneros". Pero esa M puede  también ser interpretada como un corazón, un inmenso corazón a los pies de Jesús. A los predicadores de retiro de 1839, el Fundador  les dice que les corresponde "inculcar en el corazón de mis queridos hijos el espíritu de nuestras dos obras, basadas en la caridad".  Un solo corazón, unidos todos en la caridad, fundidos todos en el corazón de María.

Antonio de Oteiza ha tenido la idea de hacer una cruz marianista viva. Las dos manos, la izquierda de María y la derecha de Juan,  tendidas hacia los pies de Jesús ysus cuerpos ligeramente inclinados forman la inicial viva de María. Una insignia, una cruz marianista viviente, no sólo unos trazos.Tendríamos que recordarlo cuando vemos los "trazos" de nuestra insignia. Somos, nosotros también, María. Que resuenen en nuestro corazón las palabras de Guillermo José: "A cada uno de nosotros nos ha señalado la Santísima Virgen una tarea para trabajar por la salvación de nuestros hermanos en el mundo".

Los autores de la letra y música fueron los Hermanos Ernesto García y Robert Wood S.M. en la década de los años 70. Su letra y armonía musical describen las características de los alumnos del Colegio San Antonio Marianistas del Callao, de los niños y jóvenes chalacos, siempre alegres que valoran la amistad. Dándole un lugar privilegiado a su formación en la fe, a los estudios en su vida, enfatizando virtudes cristiana y de lealtad. Personas que buscan equilibrio en el amor e identificación con su país, su localidad y su hogar. Se menciona también al águila que representa libertad y grandeza, con proyección de futuro ante toda dificultad, siempre hay esperanza.

 

Marchemos siempre alegres 
Antonianos de amistad 
Preparándonos al futuro 
Con estudios de calidad.
Honor a nuestro colegio 
Nos enseña a ser leal 
Pues cantemos siempre a la gloria 
Del COLEGIO SAN ANTONIO DEL CALLAO 
SAN ANTONIO, forjador de juventud.

De sus aulas, salen hombre de fe y de virtud 
Y en la vida, serviremos sin cesar 
A Dios y a la patria y de ahí a nuestro hogar.

Marchemos siempre alegres 
Antonianos de amistad 
Preparándonos al futuro 
Con estudios de calidad 
Honor a nuestro colegio 
Nos enseña a ser leal 
Pues cantemos siempre a la gloria 
Del COLEGIO SAN ANTONIO DEL CALLAO.

La bandera blanca y negra flotará 
Y nuestra águila en los cielos por siempre surcará 
Estos símbolos en nosotros quedaran 
Dando el estimulo y fuerza que triunfará.

Marchemos siempre alegres 
Antonianos de amistad 
Preparándonos al futuro 
Con estudios de calidad 
Honor a nuestro colegio 
Nos enseña a ser leal 
Pues cantemos siempre a la gloria 
Del COLEGIO SAN ANTONIO DEL CALLAO

En muchos de los ambientes del colegio es habitual encontrar las imágenes de nuestra Madre María y del fundador de la Compañía de María, el Beato Guillermo José Chaminade.

Nuestro Fundador el P. Chaminade afirmaba que “nosotros hemos elegido a María como Madre” lo que indica una elección; “nos hemos comprometido con María a todo lo que un hijo debe hacer… sobre todo nos hemos comprometido… a su asistencia. Nuestra consagración es fundamentalmente misionera y apostólica. También hacemos crecer en toda nuestra organización los rasgos de característicos de María, en especial su Fe, su humildad, su sencillez y su hospitalidad”.

ACTO DE CONSAGRACIÓN

Salve, llena de gracia,

Tu perfecta apertura a la palabra de Dios

Mereció que él tomara carne de tu carne

Y se abriera así la vía a la salvación del mundo.

  En el mismo acto

Por el que llegaste a ser madre de Dios,

Fuiste constituida madre universal nuestra.

Henos aquí, fraternalmente unidos,

Dispuestos a renovar la alianza

Por la que te nos ha dado como madre

Y nos hemos dado a ti por hijos,

Según la voluntad del Padre.

 

 Forma a tu Hijo en nuestros corazones,

Y has así de nosotros perfectos colaboradores

En tu tarea de darle al mundo cada día.

Reúne a la humanidad en torno a tu Hijo,

Que es Paz, su verdad,

Para que los hombres, al reconocerte madre,

Reciban de ti al que es la Vida,

Y se descubran hermanos.

Amen

(Prov. De Perú. Compuesto por Mons. Oscar Alzamora)

Guillermo José Chaminade fundador de la Congregación Marianista nació en el seno de una familia numerosa: era el hijo decimocuarto de Blas Chaminade, comerciante de tejidos, y de Catalina Bethón. En ese hogar recibió como herencia, virtudes que serán claves en él: el realismo, el espíritu de fe, y una vocación cristiana al servicio de la Iglesia. Algunos de sus hermanos habían ingresado en la Vida religiosa: el mayor, Juan Bautista, perteneció a la Compañía de Jesús hasta que fue disuelta. Y Guillermo aprendió de él cómo ser fiel a unos 

compromisos aún estando secularizado a la fuerza. Este hermano fue quien le preparó espiritualmente en su infancia y le orientó vocacionalmente en la juventud. Cuando recibe el sacramento de la Confirmación, añade el nombre de José al suyo propio, prefiriendo a partir de ese momento este nuevo nombre. Sus primeros años de estudiante los pasó en el Colegio San Carlos, de Mussidan, fundado por una congregación de sacerdotes que pronto ceden la dirección y la animación educativa de la obra a tres de los hermanos Chaminade, entre ellos a Guillermo. Primero como alumno, luego como profesor, administrador y capellán, pasará allí veinte años que serán cruciales en su formación. Se ordena sacerdote poco antes que estalle la Revolución francesa enParís en 1789. Precisamente le toca a él, actuar como delegado para nombrar diputado eclesiástico a los Estados Generales. La diócesis de Perigueux rechaza a su obispo como diputado. El 12 de julio de 1790 se publica la “Constitución civil del clero”: los sacerdotes serán ahora funcionarios del Estado. Se establece la supresión de conventos y órdenes religiosas; obispos y clero serán elegidos por el pueblo. Los hermanos Chaminade, como una gran parte 

del clero francés, rechazan el juramento a esta Constitución. En el colegio de Mussidan, la situación es insostenible, y los Chaminade 

deben abandonar la dirección. Guillermo José se despide de la Virgen de la Roca, a orillas delIsle, imagen de María que ha sido testigo de su compromiso de educador de la juventud en la ciudad, y emigra a Burdeos.

El P. Chaminade funda la Sociedad de María formalmente en el año 1817, el 2 de octubre.Aunque  la congregación de religiosos hombres nacen con un objetivo en su misión, que es formar en la fe en universalidad de medios, se implican inmediatamente en la educación: primero trabajando en un colegio de la Congregación de la Inmaculada, y enseguida en obras propias: en Burdeos y en el nordeste de Francia. La Compañía va a destacar por su interés y esfuerzos en un programa de renovación pedagógica y didáctica, que influirá en el sistema educativo francés a lo largo de los años. La SM empieza a formar a los maestros de los pueblos, porque piensa que es más eficaz “formar a los formadores” que multiplicar escuelas. Esta obra dará el impulso definitivo a la creación y extensión de las Escuelas Normales o de Magisterio en Francia. Figuras como Juan Bautista Lalanne, primer religioso marianista, y destacado pedagogo en la historia de Francia del siglo XIX, son un ejemplo del fuerte compromiso de la Compañía en la renovación de la educación, la introducción de nuevas materias, y la creación de una verdadera “comunidad educativa” en los centros.

Actualmente la Sociedad de María está presente en todo el mundo, así como los colegios marianistas formando a niños, jóvenes y familias en la FE.